Se encuentra usted aquí

Templo de Diana

En época romana este templo destacaba dentro de una gran plaza conocida como “Foro de la Colonia”. Rodeada de importantes edificios públicos, fue el centro urbanístico y el principal lugar de encuentro de los ciudadanos de Augusta Emerita. Aquí transcurría la vida política, se administraba justicia, se hacían transacciones financieras y mercantiles y se ofrecían sacrificios en honor de los dioses. El templo, flanqueado por dos estanques, se ubicaba en la cabecera de la plaza, en un espacio sagrado conocido como Temenos, donde se celebraban actos religiosos al aire libre. Delante del templo existía una tribuna pública, elevada sobre la plaza. Desde ella, las autoridades  se dirigían a los ciudadanos.

El templo fue construirlo con granito procedente de canteras locales y revestido con estuco. Estuvo rodeado de columnas en todos sus lados. Estas apoyan en un podio de tres metros de altura. Mientras el templo estuvo en uso, se accedía a su interior subiendo una escalera monumental, hoy perdida.

 Desde el siglo XVII, es popularmente conocido como Templo de Diana, aunque actualmente sabemos que estuvo consagrado a Roma y al Emperador.

 Plaza y templo se planificaron al fundarse la ciudad en época de Augusto, siguiendo el modelo urbanístico de las nuevas ciudades imperiales. Posteriormente, en el siglo I d. C., la plaza se amplió con un segundo recinto en el que se levantó otro templo.

A finales del siglo XV, siguiendo los gustos de la época por los vestigios de la antigüedad, Don Alonso Mexía, caballero de la Orden de Santiago, construye su residencia palaciega sobre los restos del templo romano. Actualmente se conserva parte de la fachada principal del palacio renacentista. En ella, destacan una sencilla portada y una ventana decorada con reminiscencias góticas. Del interior del palacio se conserva la arquería de un patio. Fue levantada en dos pisos y aprovecha columnas y capiteles romanos, visigodos e islámicos.

 En 1972 el edificio fue expropiado con la intención de recuperar el antiguo templo romano aunque, posteriormente, se decidió mantener parte del palacio por su indudable valor patrimonial. La construcción del Palacio de los Corbos, popularmente conocido como “Casa de los Milagros”, facilitó que el templo llegara a nuestros días en un excelente estado de conservación

Localización:

Calle Romero Leal

Puntos de interés patrimonial próximos:

- Pórtico del Foro, calle Sagasta

- Plaza de España

- Arco de Trajano, calle Trajano

- Puente romano sobre el río Guadiana

- Alcazaba árabe, Paseo de Roma

Visita:

Fuera de recinto, visita libre


 

 

Material de apoyo para la visita:

- Plano para la visita al Conjunto Monumental (gratis con la entrada)
- Guía Mérida. Conjunto Monumental (Venta en la Tienda del Consorcio)
- Guía: Mérida (Venta en la Tienda del Consorcio)
- Paneles Informativos


Ver Templo de Diana en un mapa más grande
Sección: